Eva Peruga

Eva Peruga

Foto: Pepe Encinas

No sé si estar viva es una definición adecuada para el ámbito profesional. Pero a la hora de escribir un relato sobre mi persona, estar viva es tal vez el rasgo que más me define y, en consecuencia, el que ha marcado el camino de mi trayectoria vital. La observación y la escucha me han tenido muy ocupada en las últimas décadas. Y plasmarlo todo en testimonios escritos u orales. El método perfeccionado con los años me ha servido allá donde mi profesión, la de periodista internacional, me ha llevado: hacer buenas preguntas para lograr buenas y certeras historias. Las personas, sus pensamientos y sus vivencias han sido el centro de mis narraciones en primera persona sea en las primeras cumbres entre Reagan y Gorbachov (a finales de los ochenta), en la caída del muro de Berlín (89), en el triunfo de Nelson Mandela en Suráfrica (94), en el derrocamiento de Slobodan Milosevic (2000).

En todos estos años he conocido a mucha gente y aprendido muchas cosas, dos fundamentales por la trascendencia que han tenido en la hoja de ruta de mi vida. La primera es que estuvieran donde estuvieran, las mujeres siempre han jugado con desventaja. Me lo han explicado en Omán, en Marruecos, en Estados Unidos, en El Salvador, en Argentina, en Serbia, en Suecia. La segunda es que la visión global me ha resultado reveladora a la hora de acometer un análisis local de las situaciones de la vida personal y profesional. Tal vez por eso me enrolé desde muy joven en la causa europeísta para vivirla como una circunstancia indisociable con mi manera de pensar y hacer. Tal vez por todo ello, el nombramiento (2010) como Defensora de la Igualdad de El Periódico, un cargo periodístico único y novedoso en los medios de comunicación de todo el mundo, no solo me ha servido de oportunidad para comprender y teorizar sobre las desigualdades.

El tamaño de mis orejas y la comprensión de la comunicación entre líneas han aumentado. También ha puesto la última vía para encarrilarme hacia el empoderamiento de las mujeres. El lenguaje del nuevo mundo que yo he visto nacer ante mis ojos solo puede ejercitarse con los instrumentos de una comunicación directa y colaboradora entre hombres y mujeres. Una realidad que he palpado como conferenciante, formadora, redactora, analista, entrevistadora, editorialista y responsable del área de Internacional. En el progreso de los países conocidos, en la vanguardia de los cambios, siempre he encontrado mujeres dispuestas a utilizar sus pequeñas o grandes esferas de poder para ayudar a otras a mejorar sus vidas. De primera mano he conocido la trascendencia del esfuerzo conjunto, pero también la importancia del liderazgo. Estar viva ha sido fundamental para desempeñar con éxito una tarea comunicacional y transmisora, desarrollada de forma poliédrica en los medios de comunicación, en los atriles de las universidades de varios países, en las salas de conferencias o de congresos, en los despachos de instituciones.

En el sentido holístico, todo mi bagaje tiene en estos momentos un peso superior a lo que he ido almacenando de forma independiente. Y, con la misma intensidad que al principio, he puesto todo ello al servicio de la creación de una empresa, Perugae, y de un concepto nuevo, wocoach, que resultan ser mi renovada expresión de estar atenta a lo que sucede y de mantener la mente abierta para entender y avanzar. A ello me ayuda también mi presencia en los medios de comunicación escritos y audiovisuales, en las universidades y en los seminarios. Me aconsejaron que escribiera esta biografía en clave profesional. Pero me pareció menos revelador y alejado de mi propósito, ganar su confianza. Si necesitan saber cómo de exitoso ha sido mi pasado, cuantos premios he recibido, a cuantas personas he dirigido, cuantos textos escritos o intervenciones audiovisuales he hecho pueden consultar Google y Linkedin, además de algún que otro archivo institucional. Les ofrecerán datos de mi pasado, solo un preludio de todas las cosas que hago para formar parte de la transformación del mundo que me hará seguir sintiéndome viva.

Hablan de Eva Peruga

Núria de Gispert

Aprecio molt l'Eva Peruga pel seu treball periodístic, pel seu tracte cordial, per la lucidesa de la seva mirada de la realitat, des de la seva condició de dona inquieta i implicada en els grans debats socials. Formal i il·lusionada com és, mereix que els seus projectes professionals, presents i futurs, es tradueixin en èxit, perquè el bon fer ha de tenir sempre la seva recompensa.


Núria de Gispert

Presidenta del Parlament de Catalunya

Joan Vall

El que més valor afegit aporta a una organització empresarial, i a tot tipus de projecte col·lectiu, és el factor humà quan s'aconsegueix que resulti un manyoc equilibrat de vocació, passió i professionalitat. Així he vist l'Eva des que la vaig conèixer en temps universitaris. Els anys passats al periodisme han mostrat fins a quin punt era capaç de mantenir-ho amb perseverància. Aquest bagatge de primera magnitud, que ara posa al servei de les dones i contra la desigualtat de gènere, és una garantia per als que creiem que el valor afegit està en la millora dels equips humans.

Joan Vall

Consejero delegado del grupo El Punt Avui

Rosa Cullell

Todos deberíamos tener una amiga, una colaboradora o una consultora como Eva Peruga. ¿Por qué? Porque Eva tiene una especial capacidad para disfrutar de cada instante y sabe obtener, con trabajo y paciencia, el mejor resultado en cada proyecto que emprende. Eva, además, no sólo cree en la capacidad de las mujeres, sino que sabe los obstáculos con los que se topan en su trayecto profesional. Por eso, sabe aconsejarlas a enfocar sus carreras y, lo que es más importante, a disfrutar del camino.

Rosa Cullell

Consejera delegada de Grupo Media Capital

Cristina Gallach

Determinació, convicció i tenacitat. Aquestes tres paraules defineixen la manera en que l'Eva Peruga fa front als reptes que es proposa. Contribuir a superar la desigualtat de gènere és un gran desafiament! A les tres característiques que la defineixen jo hi afageixo un gran coneixement de la multitud d'aspectes que la lluita per l'igualtat abraça. L'Eva té l'experiència i l'energia necessaries per fer canviar les coses!

Cristina Gallach

Secretaria general adjunta de las Naciones Unidas para Comunicaciones e Información